EL REGGAETON Y LOS ANTIVALORES

 

En la actualidad hemos visto el despegue de éste género, Latinoamérica entera ha caído en manos de músicos estilizados de forma que un artista Norteamericano de Hip-Hop es completamente imitado por sus contrapartes de América latina y España,  pero qué hay detrás de ello, ¿porqué muchas personas se han quejado de éste movimiento?, ¿Tendrán razón o serán simplemente resistencia al cambio? Primero debemos de entender de dónde vino y cómo logró la atención de los medios, a principios de la década de los 90s el Rap (un género en el cual la música pasaba a un segundo plano y la rima melódica era la parte principal) tomó auge y se extendió en el mundo musical norteamericano, pero quizás lo que nadie se imaginó fue que la violencia tan típica de la sociedad norteamericana también se filtraría en el mundo del espectáculo, el famoso Gansta Rap (o Rap de las Pandillas) también generó atención al incitar a la violencia, a la rebeldía contra las autoridades, emprendió un culto hacia las drogas y soltó lo que el mundo anglo llama (“Profanity” o también conocido como idioma  de insulto, rudo y vulgar) lo que se empezó a poner etiquetas en los discos de “Lenguaje no apropiado”, ello llamó la atención sobre todo de aquellos que les interesaba el género, con la evolución musical se le fueron añadiendo otros elementos, un alto contenido sexual, implícita y explícitamente llamaban a la promiscuidad y ponían como ejemplo un mundo material en el cual el derroche era el punto común a éstos artistas.

A mediados de la década de los 90s el movimiento despegó en el mundo artístico y empezó a generar ventas millonarias, Puff Daddy (llamado así en aquella época), Dr Dre, Snoopy Doggy Dog, Tupac Shakur, Notorious Big empezaron a levantar el vuelo y generaron mucha atención, la muerte de los dos últimos creó un momento en el género, la violencia tocó a los artistas directamente y dejaron de ser sujetos pasivos en sus mundos, aunque a principios de la década MC Hammer y Vanilla Ice cantaban un rap hasta inocente, fue con la muerte de éstos artistas que el género contradictoriamente llamó la atención de las masas y así surgieron otros artistas como R Kelly, Eminem, 50 Cents, Jay Z, Kanye West, Usher, Outkast y muchos más que se hicieron millonarios no sin antes mostrar sus lujosas joyas, sus despampanantes mansiones, sus carros último modelo, el harem de mujeres en sus videos y toda esa parafernalia que creaba más una caricatura del género mismo al que pertenecen, ello llamó la atención de muchas personas en Latinoamérica, pero el desarrollo fue bastante diferente.

A principios de los 90s en México y en Panamá se gestaron dos movimientos aunque parecidos diferentes en sus raíces, un grupo llamado Caló tomó elementos del Rap al incorporar a un rapero en sus cantantes, y con una propuesta muy interesante inició el rap a nivel popular en el mundo pop, por otro lado un artista panameño “El general” trajo consigo el Rap en toda su extensión, incorporó letras con doble sentido sobre todo de índole sexual, agrias alusiones a palabras obscenas con las cuales el Rap traería a otros exponentes de lo que sería el siguiente paso el Reggaeton, los 90s no fueron la arena más propicia para el género, en Latinoamérica tendríamos que esperar hasta el siglo XXI para ver a los imitadores del Hip-Hop latinoamericano, no sin antes imitarlo en todo, se trajeron los elementos principales, el rap en la música, rimar aunque no tuviese sentido y utilizarían palabras del argot propio de sus cantantes Puerto Rico, República Dominicana, México, etc., Control Machete fue el primer grupo que comenzaron el género aunque fueron altamente criticados en su natal México lograron que a finales de los 90s empezara la gente a rapear canciones de crítica amarga, le siguieron Molotov, y así paulatinamente hasta que surgió dos íconos del género Daddy Yankee, Don Omar,  y luego siguieron Calle 13, Winsel y yandel, y muchos más que copiaron exactamente el Hip-Hop sólo que le rebautizaron Reggaeton, aquí está lo peor conservaron la falta de contenido en sus líricas y empezaron a ir progresivamente añadiendo grandes alusiones sexuales, insultos y palabras soeces como menú de sus “grandes contribuciones al género”, aunque muchas personas se resisten a aceptar lo dañino que puede ser para la juventud, ellos mismos lo saben y aunque no lo acepten saben de lo dañino que es insultar por insultar, o de incitar a la promiscuidad en tiempos del sida, en fin de atacar amargamente el orden establecido promoviendo los antivalores.

Los artistas mismos se han visto envueltos en escándalos, en paternidades atribuidas a sus excesos  y promiscuidad desenfrenada, ¿éstos son los roles y ejemplos que queremos para nuestros hijos?, la diversión sana nadie la ataca, pero la diversión escondida de antivalores es peligrosa, no porque sea una persona antitolerante, de hecho ellos ya llevan varios años en la escena musical, incluso ya inició el desgaste tan normal en  esta moda como cualquier otra, el punto es cómo algo tan falto de originalidad y de contenido sea tan promovido por los medios, cómo es posible que se llame a la promiscuidad, al sexo desenfrenado y a los antivalores, y lo disfrazan de chocolate con el nombre de reggaeton, ese es el punto. Lo intrascendente desaparece de eso no hay duda, pero mientras veremos cómo la juventud consume basura musical, empañando las mentes de ellos mismos, el reggaeton ha sido el fenómeno más sin sentido que jamás haya pasado por el camino de Latinoamérica, por su vacuidad, su estupidez y sus antivalores.  

Ezequiel Méndez

salvador@ezequielmendez.info

http://ezequielmendez.info